Nuevo Aeropuerto, la consulta incomoda para Texcoco / En la opinión de Jenaro Villamil

Jenaro Villamil / APRO / MX Político.- El gobierno electo de Andrés Manuel López Obrador informó hoy las características generales de la consulta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Entre el 25 y 28 de octubre se realizará la consulta en 538 municipios del país, en donde se instalarán mesas de votación. El ejercicio lo realizarán organizaciones civiles y el conteo de los sufragios estará bajo la responsabilidad de la Fundación Arturo Rosenblueth, asociación creada en 1978.

Esta fundación, dirigida actualmente por Enrique Calderón Alzati, participó en la consulta por el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas, convocada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el 21 de marzo de 1999. Este instituto se orienta más hacia la informática, la tecnología y la computación nacional, pero ganó un gran prestigio entre organismos civiles al mantenerse ajena a los tradicionales grupos financiados por corporaciones privadas o fundaciones norteamericanas.

Según Calderón Alzati, aún se están elaborando las preguntas. No será únicamente una opción binaria al estilo de “¿Prefiere usted el nuevo aeropuerto en Texcoco o en Santa Lucía?”. Más bien, según la Fundación, un comité técnico elabora las posibles consideraciones que sin duda incluirán la posibilidad de convertir el NAIM en un proyecto concesionado a la inversión privada, sin inversión pública.

La reacción de políticos, cúpulas empresariales, técnicos e ingenieros que están a favor de mantener el proyecto del NAIM ha sido de contundente rechazo a la consulta.

“Es una vacilada”, ha reiterado el exdirigente nacional panista Damián Zepeda. En entrevista radiofónica, Calderón Alzati le respondió directo al cuadro anayista: “Señor, la democracia no es una vacilada”.

El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), responsable de la elaboración del proyecto de Texcoco, ha mantenido un silencio sepulcral ante la consulta. Sin embargo, es evidente que ha movilizado a los sectores de los constructores, los ingenieros y las empresas involucradas para insistir que “no hay más ruta que Texcoco” y en el modelo que actualmente se presenta.

Este mismo jueves, la Asociación Foro Jurídico convocó a una asociación de controladores de tráfico aéreo para argumentar que es imposible un aeropuerto en Santa Lucía. Prácticamente señalan que se pueden provocar accidentes entre aeronaves porque estas instalaciones, administradas por las autoridades militares, no están en condiciones para dar un servicio civil.

La información que aportan los defensores del proyecto de Texcoco se revela cada vez más como sesgada, incompleta o sospechosamente contradictoria. Veamos aquí algunos ejemplos:

En la relación de preguntas y respuestas que envió el ingeniero Javier Jiménez Espriú a la gerencia del proyecto (Parsons) de Texcoco se informó que al 30 de junio de 2018 el avance global del proyecto era de 31 por ciento. En un video difundido el pasado lunes 8, Andrés Manuel López Obrador afirmó que el avance, según las autoridades, es de sólo 20%.

En el mismo reporte entregado a Jiménez Espriú se informó que al 30 de junio de este año, el saldo de la aportación de la Fibra E es de 9 mil 662 millones de pesos, que sumados a los 29 mil millones darían más de 38 mil millones de pesos. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) informó que la situación financiera actual de los bonos de la Fibra E son de 30 mil millones de pesos. ¿Por qué esa diferencia?

El financiamiento adicional para financiar el NAIM es de 88 mil millones de pesos, casi una cuarta parte del costo total que ya se elevó a 285 mil millones de pesos (cuando Enrique Peña Nieto anunció el proyecto mencionó que el costo sería menor a los 170 mil millones de pesos). Nadie ha explicado con certeza por qué se elevó tanto el costo total entre 2014 y 2018.

El desafío hídrico

Todo el tema del impacto hídrico y medio ambiental del proyecto de Texcoco es contradictorio y opaco. Los promotores de Texcoco insisten en que “el exlago de Texcoco no se pierde” y que para garantizar la “seguridad hídrica” del Valle de México se realizó un Proyecto Hidráulico de la Zona Oriente del Valle de México acorde con un plan que es de 1994-2010, anterior a la puesta en marcha del NAIM. Sobre el futuro del lago Nabor Carrillo, insisten en que “no dejará de ser un cuerpo de agua permanente”. La Comisión Nacional del Agua (Conagua) respondió que existen cinco nuevas lagunas, cuyos resultados nadie conoce a ciencia cierta.

El exdirector de Conagua en la administración panista, José Luege Tamargo, ha criticado duramente el proyecto de Texcoco argumentando que se perderá toda la inversión hecha antes para el proyecto hídrico del Valle de México.

En entrevista con Proceso, Luege advirtió que la obra de infraestructura aeroportuaria de Texcoco abarca 4 mil 431 hectáreas, pero impactará ambientalmente en 11 mil 600 hectáreas y dejará sin agua a municipios conurbados como Ecatepec, Texcoco y Atenco.

“Yo soy más radical, incluso, que López Obrador: si no hay un plan de reordenamiento ecológico, urbano e hidrológico que vaya junto a la construcción del nuevo aeropuerto, está en riesgo la seguridad de los 20 millones de habitantes del Valle de México”, afirmó Luege (Proceso No. 2164).

Incluso, los defensores de Texcoco afirman que las aves migratorias que llegan al lago Nabor Carrillo “lo seguirán haciendo, pues no representan riesgos para las operaciones” del NAIM. Según el GACM, sólo dos especies de patos pueden ser afectadas y existen estudios sobre 17 cuerpos de agua en todo el Valle de México “donde se proponen acciones de mejoramiento y restauración específicas en varios temas”. Como son muy obedientes los patos, seguramente esperarán a que se invierta en estos 17 cuerpos de agua.

El 7 de octubre de 2016, Parsons manifestó que es necesario “reubicar fuera del polígono del NAIM la tubería de gas existente propiedad de FENOSA, así como el requerimiento de contar con las líneas externas que suministrarán de gas natural el NAIM”. En otras palabras, había un gasoducto en estos terrenos.

“Parsons recomienda al GACM agilizar la firma de un memorándum de entendimiento con FENOSA, a fin de que el GACM obtenga información que permita incorporarla al programa general del NAICM y revisar que el proyecto y relocalización del gasoducto”, afirma el oficio. Hasta ahora, se desconoce si se movió o no el gasoducto.

Los negocios poco claros

En medio de los vacíos de información, hay denuncias de los comités ejidales de los municipios aledaños, incluido el de Atenco, que menciona una intensa especulación inmobiliaria en los terrenos aledaños a donde estaría el NAIM en Texcoco.

Por ejemplo, políticos-empresarios del Estado de México compraron terrenos alrededor de Texcoco que valían 45.50 pesos por metro cuadrado y ahora se han revendido en 350 dólares por metro cuadrado.

El otro gran negocio es alrededor de MITRE, citada como la máxima autoridad para definir en dónde estaría el NAIM. MITRE desde 1996 fue contactada por el subsecretario de la SCT, Aaron Dychter, y trabajó en conjunto con el Grupo Interacciones, propiedad de Carlos Hank Rohn, para orientar todo a favor de Texcoco.
--
Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

zam

Tu opinión es importante