Exigen “visión amplia” para resolver el conflicto entre Chenalhó y Chalchihuitán

La asociación civil Serapaz señaló que existen grupos armados que por medio de la fuerza presionan para lograr sus demandas u objetivo

Redacción: APRO

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- La asociación civil Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz) demandó “una visión amplia” para resolver el conflicto territorial entre las comunidades de Chenalhó y Chalchihuitán, en Chiapas, “porque lo ameritan y merecen”.

“Hemos sido testigos que las dos comunidades saben que es el momento de parar la situación de violencia, si no lo logran, el conflicto se alargará por largo tiempo, existirá una mayor polarización y sentimiento de revancha. Las comunidades y autoridades tienen disponibilidad para alcanzar la paz”, puntualizó en un comunicado.

Este esfuerzo de diálogo y de resolución del conflicto, añadió, es clave para la región de los Altos de Chiapas, para el resto del estado y para muchas zonas indígenas que viven este tipo de violencia.

En ese estado, apuntó, existen grupos armados que por medio de la fuerza presionan para lograr demandas u objetivos. Pero no se trata de grupos nuevos, y en el caso de Chenalhó –subrayó-- sus autoridades usan a los paramilitares en la disputa territorial que el municipio mantiene con Chalchihuitán, complicando aún más la problemática entre las comunidades.

Serapaz destacó que después de semanas y por la presión de la sociedad civil ante la crisis humanitaria de las personas desplazadas de manera forzada, el 21 de diciembre pasado el gobierno federal reconoció que hay una problemática y realizó una reunión de trabajo con el gobierno del estado de Chiapas y autoridades municipales de Chalchihuitán y Chenalhó.

De acuerdo con Serapaz, esta mesa “es complicada porque participa el gobierno federal a través de la Secretaria de Gobernación y la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), que hace 45 años tuvo responsabilidad con el origen de los errores de medición que comenzaron esta disputa formal por la tierra”.

La Sedatu y los gobiernos estatal y federal aceptaron abrir esta mesa para buscar soluciones de fondo.

De igual manera, manifestó la necesidad de precisar que la resolución del Tribunal Agrario emitida en diciembre de 2017, en estricto sentido no dictamina a favor de ninguna de las dos partes, reconoce que hay un error en la medición de los deslindes y establece la necesidad de reponer el procedimiento, pero en la resolución explicita la necesidad de buscar una conciliación, es decir, no puede haber una solución jurídica satisfactoria para las dos partes porque las dos partes jurídicamente tiene razón.

FOTO: JACOB GARCÍA / CUARTOSCURO.COM,

mtz

Tu opinión es importante