Scherer y su Lettera / En la opinión de José Gil Olmos

José Gil Olmos / APRO / MX Político.- Don Julio, como siempre le dijimos en la redacción de Proceso, escribía sus textos en una máquina de escribir, de hecho tenía dos Olivetti que usaba indistintamente en la revista o en su casa. Hasta donde sé nunca escribió en una computadora y por ende no consultaba la red de internet para hacer sus investigaciones.

Reportero de otra época hurgaba en el pasado en los archivos de papel, periódicos amarillentos con arrugas en las portadas y expedientes polvosos que le acercaban Rogelio Flores y Juan Carlos Baltazar los encargados del archivo de Proceso a los que les pedía el dato perdido en los anaqueles pero que don Julio tenía grabado en la memoria.

En el teclado de su máquina Olivetti Lettera 22 de color gris don Julio se hacía y rehacía cada vez que escribía un reportaje, una historia o un libro. Siempre tenía una Lettera de repuesto y le pedía a Ángeles, la secretaria de la dirección, que la tuviera en perfectas condiciones. Eran la extensión de sus manos, dedos y memoria fundamentales como reportero que siempre fue.

Hombre de otro tiempo y de otro trato a pesar de su cercanía con el poder, prefería hablar directamente con la gente que a través del celular que alguna vez le dieron en Proceso y que pronto abandonó en algún rincón de quién sabe dónde.

A doña Tere que por décadas preparó comida para la redacción de Proceso la recibía con caballerosidad cuando llegaba con algún platillo salido de su cocina y si la encontraba en la calle la saludaba como lo hacía con todas las mujeres, con un beso en la mano. A los reporteros nos decía “hermanos” cuando nos saludaba con fuertes y sonoras palmadas en la espalda y luego nos pedía que le platicáramos. “Cuéntenme algo” inquiría siempre en su afán de saber.

Decía que le gustaban las bodas de los reporteros y él mismo se invitaba para asistir a la fiesta en la que disputaba, sin querer, los reflectores de la celebración con los novios. Pero también era solidario en los momentos dolorosos y asistía a los velorios de quienes perdimos una madre, un padre o alguien querido.

En las últimas fechas, cuando se presentaron una serie de amenazas contra algunos reporteros de Proceso, estuvo presente y defendió la integridad de cada uno de nosotros. Cuando mataron a Regina Martínez, corresponsal en Veracruz, junto con el director Rafael Rodríguez enfrentaron al gobernador Javier Duarte. Esa noche aciaga nos convocó a todos a ser más cuidadosos con lo que escribíamos pues ya no era el poder político al que nos enfrentábamos, sino al político fusionado con el crimen organizado.

La reciente generación de reporteros de Proceso conocimos a un Julio Scherer más bondadoso y afable, más sabio y generoso, viviendo un tiempo más pausado y quizá más creativo literariamente.

Pero igualmente fiel a su máquina de escribir Olivetti Leterra 22 y al respeto a la libertad de expresión en estos tiempos de crisis alcanzó a narrar los estragos sociales de la violencia en su último libro Niños en el crimen.

Por cierto… En estos días de vorágine informativa, generada en parte por la Cuarta Transformación del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se extraña el periodismo sin concesiones que don Julio ejerció y dejó como legado en Proceso.
---
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio. 

Tu opinión es importante