Mala para todos, la muerte de Alonso y Moreno Valle / En la opinión de Gabriela Hernandez

Gabriela Hernández / APRO/ MX Político.- El excandidato al gobierno de Puebla Luis Miguel Barbosa, a quien la dirigente nacional de Morena apoya para que vuelva a competir en la próxima elección extraordinaria, y que la trágica muerte de Rafael Moreno Valle y Martha Érika Alonso fue “mala para todos los poblanos”. Ahora, dice, el escenario político del estado se complicó para su partido y para el PAN porque tienen que amarrar acuerdos pese a estar confrontados, además de que los morenovallistas tratan de utilizar la tragedia para victimizarse y sembrar sospechas hacia sus rivales.  

Luis Miguel Barbosa, quien puede ser nuevamente candidato de Morena al gobierno de Puebla, advierte que la trágica muerte de la gobernadora Martha Érika Alonso y de su esposo, el senador Rafael Moreno Valle, ya es aprovechada políticamente por los partidarios de ambos ante las próximas elecciones extraordinarias que se realizarán en el estado.

“Los adversarios de la Cuarta Transformación están aprovechando la tragedia para poner como víctimas a Martha Érika Alonso y a Moreno Valle. Están emprendiendo una guerra sucia a partir de la tragedia, es una estrategia política de victimización que va encaminada a sembrar dudas públicas sobre la causa de sus muertes”, asegura Barbosa.

Esta estrategia, prosigue, quedó claramente manifiesta durante la ceremonia luctuosa de la pareja fallecida, el pasado 25 de diciembre, en la Plaza de la Victoria de la capital poblana.

Ahí, cuando la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, montaba guardia de honor ante las urnas con las cenizas de los fallecidos, la multitud congregada empezó a gritar: “¡Fuera!” “¡Asesinos!” “¡Asesinos!”.

El único orador del evento, el morenovallista Luis Banck Serrato, exalcade de Puebla, recordó en su discurso “los ataques” que en vida sufrió la pareja por parte de sus adversarios políticos y, entre los gritos de la multitud, arengó:

“Exigimos que se lleve a cabo una investigación profesional e independiente, que no deje lugar a dudas sobre las causas del accidente; un accidente que atentó contra la luz de la esperanza para contar en nuestro país con un contrapeso democrático efectivo.”

Al respecto comenta Barbosa: “Personajes del panismo estatal y federal, cuyos nombres no quiero mencionar, eran quienes estimulaban estos gritos. Ahí están los videos que lo demuestran”.

Sobre las respuestas de López Obrador, quien calificó de “neofascistas” y “mezquinos” a quienes responsabilizan a su gobierno del helicopterazo, dice Barbosa: “Yo respeto mucho y apoyaré siempre lo que diga mi líder”.

 Señala que esta “guerra sucia de victimización” emprendida por el morenovallismo “se ve reflejada en las redes sociales y en mucha prensa local, en muchas columnas políticas. La misma prensa que ha sido controlada lo sigue estando”.    

Hasta hoy, enfatiza, no se puede asegurar que el helicóptero en que viajaba la pareja haya caído a causa de un atentado o de un accidente: “No se puede asegurar absolutamente nada en estos momentos. Para eso están los peritajes técnicos”. 

–Algunos panistas piden que se investigue la línea del atentado. ¿Propone usted algunas líneas de investigación?

–No, porque no soy policía ni soy investigador. Eso le toca definirlo a la Fiscalía General de la República, a la fiscalía del estado o a los peritos nacionales y extranjeros. Esperamos el esclarecimiento absoluto del caso, aunque todo apunta a que fue un accidente.

Escenario complicado

Principal opositor político de la pareja Moreno Valle-Alonso, Barbosa señala: 

“Hoy estamos ante un escenario muy complejo, que ni siquiera ha sido dimensionado por quienes fuimos adversarios políticos de los fallecidos, pero tampoco por quienes integraron su equipo y hoy se quedan al frente del gobierno. Vamos a tener que entender y dimensionar las cosas.

“La muerte es la nada; pero la vida y el desarrollo de la política continúan. Ya vendrán los relevos en el gobierno a través de los procedimientos constitucionales, y Morena y los demás partidos políticos tendrán que hacer sus definiciones.”

–Morena y sus aliados tienen la mayoría en el Congreso local. Con la muerte de la gobernadora ahora pueden conquistar el Ejecutivo. ¿Quedó Morena en una situación ventajosa? 

–¡No, nada de eso! No veo a ningún actor político beneficiado por esta tragedia: ni Morena ni sus personajes, ni el partido ni el equipo de los fallecidos. Todos estamos sumidos en una situación compleja… Nadie sacó ningún beneficio. 

“Este es un escenario malo para todos: malo para el estado de Puebla, malo para Morena y para el PAN, y también para la población en general, pues no hay un gobierno que encauce una ruta sexenal.

“El pasado proceso electoral afectó a los poblanos. Y ahora el fallecimiento de Moreno Valle y su esposa nos provocó un fuerte impacto. Quedamos consternados. No hay un entendimiento racional de lo que ocurrió y hay opiniones de toda índole. Y para colmo ahora se vienen elecciones extraordinarias, siendo que toda elección genera inquietud entre la población.

“Esperemos que se imponga la racionalidad de todos para que, con decisiones correctas, logremos estabilizar el ambiente político y social de nuestro estado. En Morena estamos dispuestos a contribuir en esto.”

El 25 de diciembre, día del homenaje luctuoso a la pareja de panistas, Barbosa acudió en la ciudad de Puebla a una larga reunión con los legisladores locales de la coalición Juntos Haremos Historia –integrada por Morena, PES y PT– en la que también estuvo Zoé Robledo, subsecretario de Gobernación.

“Me invitaron a esa reunión. Justamente hicimos el compromiso de mantener un escenario político estable y de construir caminos para el entendimiento. No se tocó ningún otro tema”, puntualiza. 

–¿Vislumbra una fuerte polarización para las elecciones extraordinarias?

–Habrá una competencia muy intensa, porque en la elección pasada el tema de la gubernatura no quedó bien resuelto. Fue muy debatido. Ojalá y la irracionalidad no nos lleve a la confrontación. Espero que en las próximas elecciones asumamos un comportamiento de civilidad ajustado a la ley. 

–¿Tiene usted interés en volver a contender por la gubernatura?

–No puedo contestar esa pregunta, porque en este momento de luto sería insano de mi parte externar mis aspiraciones políticas. No es moral, sobre todo por respeto a los padres y a los familiares de las víctimas, quienes eran mis adversarios políticos, pero no mis enemigos. Eso que quede claro.  

“En Morena tampoco es momento de hablar sobre sus prospectos a la gubernatura. Ni creo que el tema deba ser abordado por los demás partidos políticos. Acaba de pasar el accidente. Ahorita hay un impasse. Ya llegará el periodo de las convocatorias, para que entonces se expresen quienes aspiren a la gubernatura. Pero en estos días debemos respetar el luto.”

Sin embargo, el pasado 31 de diciembre la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, adelantó en conferencia de prensa que Barbosa podía repetir como candidato del partido: “Seguramente sí será Miguel Barbosa nuestro candidato. Y tenemos todo para ganar, como lo tuvimos en la elección pasada”.

Pero otros militantes de Morena se oponen a una nueva candidatura de Barbosa, como la diputada federal por el distrito poblano de Ajalpan, Inés Parra, quien dijo: “Sería un error… es mejor convocar a nuevos actores, y que se tome en cuenta a la base”. 

Ante estas posturas encontradas, Barbosa insiste en que aún no es tiempo de externar sus aspiraciones electorales: “Ya vendrá el tiempo de las convocatorias, no hay que adelantarnos”, machaca. 

–Usted ha venido sosteniendo que le robaron la gubernatura en las elecciones pasadas. ¿Serán las extraordinarias una buena oportunidad para demostrar que Morena tiene el voto mayoritario de los poblanos? 

–Mire, esta tragedia no borra todas las irregularidades ocurridas en los pasados comicios, pero tampoco ahorita es el momento de expresar triunfalismos electorales ni de hablar en contra de la gobernadora recién fallecida… Ya vendrá el momento de hacerlo. 

Como contrincante de Alonso, Barbosa impugnó el resultado de la elección de la gubernatura, solicitando su anulación en la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, pero esta instancia ratificó el triunfo de la esposa de Moreno Valle.

Ante este revés, Barbosa anunció la creación del Frente Poblano por la Cuarta Transformación, el cual vigilaría las acciones del gobierno de Alonso, denunciando sus posibles corruptelas o abusos de poder. Pero luego vino el desplome del helicóptero Agusta, que le costó la vida a la gobernadora… y a Barbosa nuevamente se le abrieron las posibilidades de contender por el cargo. 

También se empieza a mencionar a otros fuertes aspirantes a la gubernatura por la coalición Juntos Haremos Historia, como el senador Alejandro Armenta, un expriista incorporado a las filas de Morena; a Rodrigo Abdala, delegado en Puebla del gobierno federal y sobrino del exgobernador Manuel Bartlett, actual director de la Comisión Federal de Electricidad; también a Fernando Manzanilla Prieto, diputado federal por el PES y casado con una hermana de Moreno Valle.  

“Limpiecitos”

Señala Barbosa que, ante el temor de que Morena gane la gubernatura, el PAN intenta imponer “un gobierno interino panista” y después convencer a Morena de que ya no aspire a gobernar.

“Es muy desmedido ese planteamiento panista de que Morena no participe en el proceso electoral extraordinario. Aunque parezca increíble, ya lo está proponiendo el propio dirigente nacional del PAN”, dice.

Pero advierte que la coalición Juntos Haremos Historia ni siquiera permitirá la llegada de un interino afín a los intereses del PAN. La razón:

“Un gobernador interino debe ser un árbitro, garantizar un proceso electoral imparcial y apegado a la ley; por lo tanto, debe ser ajeno a cualquier partido. Ese es el principal requisito. Aquí no debe ni pensarse en un interinato cargado hacia una de las partes.”

Pese a tener la mayoría en el Congreso, el pasado 26 de diciembre el grupo parlamentario de Juntos Haremos Historia acordó no hacer uso de esa ventaja para designar al gobernador interino, aceptando que la designación fuera “por consenso” entre las distintas fracciones, siempre y cuando el interino no tuviera nexos políticos con algún partido.

La fuerza política de Juntos Haremos Historia es muy considerable en Puebla: tiene 22 de las 41 diputaciones locales; 18 de las 19 diputaciones federales; las dos senadurías de mayoría; igualmente controla 48 de los 217 municipios, pero son los principales, los más poblados y con mayor presupuesto, como la capital. 

Aun con Moreno Valle y Alonso fuera del escenario político, Barbosa indica que la coalición tendrá que vérselas con un morenovallismo muy poderoso, que defenderá con todo la gubernatura.

“El morenovallismo –afirma– no va a desaparecer con la muerte de Moreno Valle y Alonso. Murieron las cabezas, pero prevalecen los operadores políticos, los intereses y el mismo estilo de hacer política que, repito, ahora recurre a una guerra sucia contra nosotros, valiéndose de su propia tragedia.

“Por eso creo que el Frente Poblano por la Cuarta Transformación debe prevalecer. No está en función solamente de Martha Érika. Es una organización de miras más amplias, relacionadas con los empeños de alcanzar la Cuarta Transformación en la entidad.”

Acompañado por su familia en Tehuacán, donde actualmente radica, Barbosa sostiene que le afectó la muerte del senador y la gobernadora:

“Era una pareja que estaba en el pináculo y de pronto muere trágicamente. ¿Cómo explicar eso? A la muerte no se le deben buscar razones. Estoy muy consternado.”

–¿No es hipocresía?

–No, ninguna hipocresía. La muerte de esas personas no nos anima a mi familia y a mí. Más bien nos impacta y nos consterna. Anoche estábamos en familia platicando precisamente sobre la tragedia. Les dije: “¡Limpiecitos de pensamiento! ¡Limpiecitos!”. Cualquier muerte es lamentable. Yo no le deseo la muerte a nadie. 
---
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

Tu opinión es importante