La cara del mexicano / En la opinión de Rodolfo Rojo Urquieta-PGJCDMX

Por Rodolfo Rojo Urquieta -PGJCDMX

 

A partir de la inquietud gestada en Servicios Periciales de la Procuraduría de Justicia capitalina de contar con nuevas tecnologías para elaborar retratos hablados asistidos por computadora, ya que hasta la última década del siglo XX se creaban única y exclusivamente mediante técnicas del dibujo artístico.

 

Se conformó así un grupo de trabajo interinstitucional entre la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal y la Universidad Nacional Autónoma de México, concretado en un convenio de colaboración a inicios del año de 1993, que proyectó un conjunto de investigación científica y desarrollo tecnológico, denominado “Caramex, la cara del mexicano”, con un equipo constituido por antropólogos físicos y expertos en desarrollo de sistemas computacionales de Servicios Periciales y el Instituto de Investigaciones Antropológicas, representando a ambas instituciones y que se planteó como objetivos el analizar la variabilidad de características faciales en la población mexicana y diseñar un instrumento tecnológico útil en la elaboración de retratos hablados asistidos por computadora.

 

Para ello se realizó una ardua fase de trabajo de campo a nivel nacional, con voluntarios de ambos sexos, de los cuales se obtuvo información demográfica en líneas materna y paterna, colorimetría de piel, ojos y cabello así como fotografías estandarizadas frontales y laterales de la cabeza en las cuales se aplicó morfometría digital y análisis de las formas de las estructuras que conforman la cara (general del rostro, ojos, nariz, boca, orejas, etc.), aplicando diversos análisis estadísticos para seleccionar prototipos para conformar un acervo de imágenes, cuya primera edición se editó a finales de 1996, el cual se empezó a utilizar en la Procuraduría General de Justicia capitalina a finales del año 1997 y se compartió a nivel nacional a través de la Conferencia Nacional de Procuradores.

 

Considerando las diversas opiniones vertidas por los usuarios de esta herramienta, Peritos en Retrato Hablado (Arte Forense) de la Procuraduría capitalina, concluyeron en 1994 una segunda versión revisada y ampliada, la cual utiliza hasta la actualidad. Como todo cambio con implicación tecnológica, en sus inicios se presentaron diversos avatares por temor a lo nuevo; había incertidumbre en sustituir los lápices por el “mouse”.

 

Como consecuencia del advenimiento de Caramex se gestó también una forma distinta de elaborar los retratos hablados a partir de comprender la diversidad con que se expresan las características del rostro, lo cual nos da la individualidad y nos muestra cómo construir puentes de comunicación al entrevistar los peritos a víctimas o testigos, considerando conocimientos derivados de disciplinas como la psicología del criminal y victimología.

 

Todo ello ha impactado favorablemente en los resultados obtenidos. En la actualidad Caramex, es el medio más utilizado por los peritos para crear los retratos hablados o compuestos de personas extraviadas, ausentes o imputados, retratos que son muy útiles tanto para los agentes del Ministerio Público, como para los policías en la investigación de delitos, así como en la localización y aprehensión de personas que deben responder ante la justicia.

 

En los últimos 20 años la Procuraduría General de Justicia capitalina puede dar diversos ejemplos de ello, como en el icónico homicidio serial de la denominada “Mata viejitas”.

--

 

Dr. Rodolfo Rojo Urquieta, es Coordinador General de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

 

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

 

izas

Tu opinión es importante